martes, 14 de abril de 2009

De turismo

De momento, puedo mimetizarme con los cientos de miles de turistas que hay en esta ciudad, porque lo único que he hecho ha sido visitar lugares turísticos y fotos, muchas fotos. Lo de las fotos es otra historia, porque no encuentro el cable del disco duro externo. No sé si se habrá quedado en Fuenlabrada o su desaparición está relacionada con la del palestino (del cuello, no de Gaza) que salió de Madrid en mi mochila (que me obligaron a facturar) y nunca llegó a Berlín [sí, me han mangado dos palestinos en dos meses].

Y hoy toca más turismo porque el jefe me ha dicho que no empiezo a trabajar hasta ma~ana [sí, sigo en el teclado alemán]. Y además a las 10:00, para no madrugar. Todo esto me lo contó ayer, que me invitó a un café y me mostró las publicaciones que hacen. También conocí a su padre (alemán de pura cepa), a la mujer de la limpieza (griega, y con la que el jefe habla en griego), a su mujer (una pintora japonesa), a su hermana (que toca el violín) y a tres trompetistas venezolanos que estaban allí de visita. La cocina era un poco como la mesa del té de "Alicia en el país de las maravillas": un montón de sillas alrededor, cada una con su correspondiente mantelito individual y su taza. A pesar de todo, he de decir que eran bastante normales.

Luego volví a mi casa de acogida y me uní a una tertulia muy interesante que se habían montado en la terraza, aprovechando el buen tiempo. Los participantes fuimos la alemana-canadiense, una alemana-turca, una cantante colombiana y yo. Después se unió un compa~ero de trabajo de la alemana-canadiense (no tenía nada de canadiense, aparte del trabajo), al que me costó diox y ayuda (sobre todo ayuda) entender.

Y creo que ya está. Ya subiré la foto de la cabeza de alce disecado con la que compartimos la cena canadiense y algunas de las fotos que he recopilado haciendo turismo.

8 comentarios:

  1. Qué internacional todo, qué majos.

    ResponderEliminar
  2. Hoy he visto tu palestino (el primero) en el Maisen. Lo tiene Clemente para limpiar la grasilla de la plancha.

    ResponderEliminar
  3. Ummm... ¿limpiar grasilla? ahora que lo dices, un mecánico que había por el aeropuerto también tenía uno para limpiar la grasilla en los aviones...

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. No diré nada del palestino porque es para troncharse XD

    Como yo soy de tierras un pelín más occidentales y lluviosas pero estás teniendo una experiencia tan internacional, aquí te mando un poco de mezcla alemanoirlandesa.

    http://www.youtube.com/watch?v=JFWPeVfWB9o

    Por cierto, cuando puedas dame tu dirección para escribirte y mandarte chorraditas, que si hace ilusión recibir cartas cuando estás en tu casa, no te digo lo que es recibirlas estando en otro país ;)

    ResponderEliminar
  6. Madre mia!!!, eso más que una familia, parece la ONU jejejeje

    ResponderEliminar
  7. Y si encima te comunicas con esa gran familia en alemán (y no en inglés) yo te aplaudo. xD

    ResponderEliminar
  8. Claro que me comunico con ellos en alemán. Aunque a veces les entra esquizofrenia ideomática y les da por hablarte en inglés (menos a la señora de la limpieza).

    ResponderEliminar